Friday, September 28, 2012

Visita

Hace dos días mi hermana me visito. Si, tengo una hermana.
Cati (de Catalina-Carmen) es así que se llama y tiene el espíritu tan libre, que a veces me da miedo. Nunca se sabe lo que va decir o hacer. Alma de artista. No será para nada que se expresa lo mejor con colores y pinceles.


Entonces, Cati vino por mi casa. El café, la charla... Conocéis esta atmósfera? A mi faltaba un montón. Y poco antes de despedirnos, empezó a buscar entre las sandalias desnudas y, creativa como es, uso unas pulseras como pulseras de vuelta. Idea que tengo que recordar!
Mirad que se tomó con ella:


A trabajar, Corina! Hay que cubrir el huequito en tu estock!

Pequeño tesoro en frivolité

Encaje y perlas con un toque de elegancia sobre la piel.
Eso puede ser una definición muy pobre de la bisutería en encaje de frivolité. Tanta paciencia, tanta atención en hacer unos centímetros cuadrados de encaje. Me encanta este material pero tiene que tener algo especial y nada lo cumple mejor que el hecho a mano. El encaje que sale de una maquina es perfecto pero es un material frío, que huele a fabrica, que no tiene nada que ver con el arte.

Más tarde, les voy a contar de donde viene esta artesanía y voy a enseñar como se hace. Al menos, lo que puedo yo hacer, por el momento.
Os dejo aquí una parte de los objetos en frivolité que encontré en ETSY y hay una otra lista aquí.

Un adelanto.




Quisiera yo que sean mías...
Hasta la próxima.